Gastritis Hemorrágica

0 Por Elisa Perdomo
Por favor comparte el artículo

La gastritis hemorrágica constituye una de las formas de inflamación de la mucosa gástrica. Se diferencia de otros tipos por la ausencia de inflamación primaria, pero ocasiona trastornos de la microcirculación en la capa submucosa.

Sigue leyendo para que conozcas las causas, los síntomas y el tratamiento de esta enfermedad que lleva a la aparición de hemorragias, la impregnación con sangre de la capa de moco y la formación de coágulos de sangre en los vasos sanguíneos pequeños.

Importante Aviso para Ponerle FIN a la Gastritis

Si padece de gastritis no querrá perderte esto. Conozca el método que seguí paso a paso para Curar mi Gastritis Definitivamente, Haz Clic Aqui.

Causas de la gastritis hemorrágica

foto de gastritis hemorragica

gastritis hemorragica

La gastritis hemorrágica puede ser desencadenada por una gran cantidad de razones, y las investigaciones continúan enfocadas en identificar varios factores de riesgo que pueden ocasionar el desarrollo de la enfermedad.

Aunque no existe un acuerdo en cuáles son las causas exactas de la gastritis se ha dado relevancia a los siguientes factores.

  • Autotratamiento con algunos medicamentos como corticosteroides sistémicos, analgésicos y terapia antibiótica a largo plazo, entre otros. El consumo incontrolado e irresponsable de estas sustancias ocasiona una influencia negativa en el estómago, debió a los ácidos y los álcalis.
  • Alimentación poco saludable. El enfoque incorrecto de la nutrición, con platos excesivamente calientes, consumo excesivo de sal, picante, condimentos, salsas y frituras, provoca irritación en las paredes del estómago y afecta negativamente el estado de los vasos en ellos.
  • Hay una importante relación con infecciones bacterianas.
  • Estrés crónico.
  • Abuso de alcohol.
  • Virus de forma frecuente que afecta el sistema inmunológico.

Síntomas de la gastritis hemorrágica

Los pacientes que sufren de gastritis hemorrágica generalmente presentan síntomas de dolor en la región epigástrica, que se intensifica después de haber comido o si se aplica presión sobre el área estomacal.

También, este cuadro se caracteriza por sensación de pesadez en el abdomen e hinchazón debido a una mayor formación de gases y náuseas, a veces acompañado de un eructo con sabor agrio y vómitos. El mal humor y el cansancio son otros de los síntomas, así como la aparición de un sabor a metal en la boca y pérdida de peso.

En los casos en que la gastritis hemorrágica comenzó inmediatamente con hemorragia gástrica, los estados pueden estar acompañados de sangre y en casos más extremos de heces negras. También, algunos pacientes han señalado sobre haber vomitado.

Asimismo, es posible que la persona sienta pocas ganas de alimentarse. Otro de los síntomas son la aparición de estados en donde es difícil evacuar y después la presencia de diarrea.

En las situaciones de hemorragias graves, puede haber vómito de color oscuro y la persona podría desmayarse.

Tratamiento

El tratamiento de la gastritis hemorrágica es complejo. Para lograr mayor efectividad se consideran los síntomas de la gastritis hemorrágica y las características individuales del paciente.

Cuide la Alimetación

En primer lugar se debe tomar en cuenta la dieta, pues el control y la prevención de la reincidencia de la gastritis hemorrágica requieren el cumplimiento de una alimentación correcta. Los pacientes deben evitar pasteles, picantes, frituras, alimentos ahumados y grasosos, refrescos, salsas, aceites, entre otros.

Por su parte, se recomienda seguir una dieta que contenga pan integral, cereales, carnes magras y pescados, productos lácteos y verduras. Lo que se busca es disfrutar de los beneficios de la fibra.

Toda la comida debería ser preparada al horno o a la plancha para disminuir las grasas; ya que se debe eliminar por completo las mantequillas.

Otro punto a tomar en cuenta son las porciones que deben ser pequeñas para evitar comer en exceso y comer con una frecuencia de 4 o 5 veces por día.

También se aplica un tratamiento con medicinas en caso de que los síntomas sean muy graves y el paciente deba ser atendido con mayor urgencia. El control de la gastritis hemorrágica se realiza con los siguientes medicamentos:

  • Antisecretores, como Omeprazol, Kvamatel, Ranitidina y otros, que reducen la inflamación de la mucosa.
  • Fármacos como Almagel, gel de fosfato de aluminio y Venter, que protegen la superficie de la capa de moco de la influencia agresiva del jugo gástrico, ácido clorhídrico y factores precipitantes.
  • El ácido aminocaproico, la Menadiona y el Etamzilat se utilizan para detener el sangrado.
  • También se usan enzimas para mejorar la digestión, vitaminas para restaurar la flora intestinal y otros medicamentos dependiendo de la condición.

Se recomienda que quienes presenten alguno de los síntomas asociados con la gastritis hemorrágica acudan a un especialista que los evalúe y asigne el tratamiento correcto.

¿Sabe que puedes teminar con las gastritis rápidamente?

Lea mi Historia Personal y entérese como mi experiencia curando mi Gastritis puede Cambiar su Vida para Siempre. Haz Click Aqui>>

Por favor comparte el artículo